Con la previsión del tiempo primaveral de esta semana había que intentar hacer alguna actividad chula de esquí-alpinismo. Enlazar la escalada de Punta Escarra (2.748m) y la Collarada (2.883m) no representa grandes dificultades técnicas, pero sí un poco de logística (suerte de vivir en el Pirineo) y ser consciente de que va a ser un día de bastante desnivel.

Empezamos la jornada en el aparcamiento de sextas (Formigal), habiendo dejado el día anterior un coche en la entrada del barranco de Azus (Villanúa). Desde allí, nos cruzamos al valle de sarrios (Formigal) para ascender hasta el collado de Izas, desde donde se vé perfectamente el primer objetivo del día, Punta Escarra y su corredor norte.

Desde este collado descendemos un poco y hacemos una travesía en suave descenso por la cabecera del valle de Izas hasta la entrada del corredor.

El corredor tendrá una dificultad de PD hasta el collado, y para llegar a la cima hay uns par de trepadas que estaban tapadas de nieve. Se encuentran varias reuniones equipadas que nosotros usamos para rapelar.

Desde el collado bajamos esquiando y disfrutando hasta el ibón de Ip, y conseguimos alargar la esquiada hasta la entrada del corredor noroeste o de los Mutares.

El corredor también es sencillo, amplia pala de PD donde se concentra la dificultad en los ultimos 60m para acceder a la salida y la cara sur de la Collarada.

Desde la brecha a la que salimos ya se ve todo el bajadón que nos espera por la vertiente sur con nieve primavera. Después de comer y hacer cima nos calzamos los esquís desde debajo de la misma y nos pegamos el esquiadón de caso 1.200m hasta el refugio de la Trapa, Desde allí seguimos esquiando por el barranco de Azus hasta que ya no hay nieve y en unos 30min caminando llegamos al coche.

Llegamos al coche, cansados, con hambre, con sueño pero felices por la actividad realizada.