Peña Rueba nos ofrece unas preciosas vistas de los mallos de Riglos y de la Hoya de Huesca, sitio ideal para escalar en “camiseta” cuando en el pirineo no te quitas la chaqueta ni dentro de casa.

Algunas de sus vías son muy amables tanto en grado como en equipamiento, siendo el tipo de escalada y roca (conglomerado de bolo mediano-grande) parecida a la de los vecinos Mallos de Riglos.

Esta vez escalé junto con la inagotable María la vía Santiago Sagaste, cercana a las clásicas de sendero límite y los terceros también existen. La Santi Sagaste tiene un par de “panazas” que hay pelearse un poco más pero el resto se escala muy bien.

Peña Rueba, Riglos, el sur de Huesca en general nos recuerda que en invierno se puede seguir escalando en roca.